Instructores Bíblicos

Los instructores bíblicos, semejante a lo Apóstoles de antaño, son los llamados a ser especialistas en la ganancia de otros y se sienten muy bien cuando de evangelismo personal se trata, les gusta tocar puertas con intensiones misioneras, ser colportores, repartir literatura, y ser los primeros para abrir obra o traer almas a nuestras actividades misioneras en las iglesias.

 

Si se siente como pez en el agua cuando de hacer avances misioneros se trata, si hasta ahora no has descollado en esta área pero notas que cuando lo haces te es relativamente fácil interesar a alguien para que haga un curso bíblico.

 

Si sientes el llamado de explicar lo que sientes por Jesús a un compañero de asiento en un avión o bus, si llevas constantemente una literatura contigo para darla a cualquiera que muestra interés espiritual, debes ser un Instructor bíblico. (Marcos Salas Ejercito Imponente, p. 60,61)

 

Hermanos Mayores

“Antes de bautizarme me visitaban, me invitaban a comer, me instruían, estaban pendientes de mí; ahora que estoy dentro del pueblo muchas de estas cosas no han vuelto a ocurrir”, esta es la queja de muchos hermanos que en algunos casos les ha alejado de su congregación. ¿Por qué ocurrirá esto?

 

Generalmente en el momento de su bautismo, le preguntamos al hermano nuevo a quién desea sea su hermano(a) mayor; y comúnmente responde que sea su Instructor bíblico porque a veces es el único que conoce en la congregación o el que lo ha tratado mejor.

 

Como consecuencia después viene la queja que mencionamos arriba, no porque el hermano que le instruyó en la verdad desee abandonarlo, lo que ocurre es que no es su especialidad cuidar y ayudar a consolidar a los que entran al reino de Dios.

 

Necesitamos, y el Espíritu ya ha seleccionado y capacitado con dones a algunos de nosotros para convertirnos en custodios de los integrantes de la familia de Dios.

 

Sin el Ministerio Espiritual de los Hermanos Mayores jamás estará completo el equipo, son los especialistas en “consolar y confirmar a los hermanos” (Hech. 18.32), así como en los tiempos de Pablo lo fueron Judas y Silas. (Marcos Salas Ejercito Imponente, p. 64,65)

 

Evangelistas

Apolos sobresale en el libro de los Hechos de los Apóstoles como un evangelista, entró al equipo de Pablo y fue una excelente ayuda.

 

Este Ministerio Espiritual es fundamental porque pueden traer a los pies de Jesús y encontrar allí la salvación a muchos a través de su predicación impactante.

Tienen la capacidad otorgada por el Espíritu para convencer a muchedumbres con el mensaje de salvación, son expertos en el evangelismo público. (Marcos Salas Ejercito Imponente, p. 63,64)

Instructores Laicos

En toda congregación encontramos hermanos(as) a quienes se les busca por su facilidad para enseñar, combinan algunos dones espirituales y sienten una profunda preocupación por que otros conozcan los rudimentos de la fe.

 

A los demás les gusta la forma como éstos transmiten lo que saben, consideran que si esta persona lo dice generalmente sabe lo que está diciendo...

 

Estos son los multiplicadores del conocimiento, deben estar al frente de la congregación o el Grupo Pequeño cuando de transmitir conocimientos necesarios para el cumplimiento de la misión se trata.

 

No debemos confundir el don de la enseñanza con este Ministerio; el que posee esta asignación espiritual posee además del don de la enseñanza otros como el de la sabiduría, el conocimiento y muchos más.

 

El don de la enseñanza puede ser poseído por un Instructor bíblico o por otro ministerio espiritual; claro está que el que es un Instructor Laico debe contener el don de la enseñanza.

 

Ministerios Personales

Campaña Evangelística, Valor, Oración y fe. Participa de los Milagros