jue

15

ene

2009

Clave para resolver conflictos

La Comunicación efectiva

Bernardo había estado llegando tarde todos los días, de esa semana, y Alicia esperaba el carro para poder salir a hacer las compras. El jueves, cuando su esposo regresó, Alicia, enojada, clamó: “¡No te intereso ni me interesas! ¡Esta noche no habrá cena!” ¿Cómo podría, esta pareja, resolver su problema exitosamente? He aquí tres claves, a seguir.

 

HABLE SABIAMENTE

 

1. Primera clave: Hable sabiamente Colosenses 4:6

Aunque Alicia se encuentre enojada, debe hablar sabiamente. ¿Cómo puede lograrlo?

 

Primero, Alicia debería identificar el problema específico. “Bernardo, tengo un problema en cuanto al uso del carro”.

 

Segundo, debería expresar sus sentimientos reales. Jesús expresó sus sentimientos reales cuando dijo: Mateo 26:38

Alicia puede usar palabras que reflejen sus sentimientos, tales como “enojada, triste, decepcionada.”

 

Tercero. Alicia debería manifestar claramente lo que desea.

Mateo 26:38. Cristo añadió: “Quedaos aquí y………. conmigo”.

 

3. Por último, Alicia debería usar un “yo digo”.

Existen dos maneras para expresar nuestros deseos y sentimientos

 

Frase usando “tú, te”. Te culpo por lo que siento y te señalo. ¡Así provocan el pleito!

 

Frase usando “yo, me”. Expreso lo que siento y me señalo. Ello trae paz. Por ejemplo: “Me disgusta estar esperando todos los días. Necesito el carro para realizar las compras”.

 

ESCUCHE ACTIVAMENTE

 

1. Segunda clave: Santiago 1:19 Escuche activamente.

Mientras Alicia habla sabiamente, Bernardo no debería interrumpir ni defenderse, sino escucharla activamente. ¿Cómo puede ser posible?

 

2. Primero, Bernardo debería experimentar los sentimientos de Alicia.

¡Las palabras de Alicia son sólo el 7% de su mensaje! ¡El tono de su voz corresponde al 38%, y su lenguaje corporal al 55%! El escuchar activamente busca percibir el 100% del mensaje.

Lucas 5: 8-10. Pedro dijo: “____________ de mí.” Más Jesús desechó sus palabras y escuchó el mensaje real. Entonces contestó a Pedro: “Si permaneces es mí, serás verdaderamente mi discípulo”.

 

3. Segundo, Bernardo debería reflejar los sentimientos de Alicia. Reflejar es convertirse en un espejo. Bernardo debería decirle lo que ella le expresó.

 

INTERCAMBIO MUTUO

 

1. La clave tercera es: B, frases “tú”. El intercambio mutuo.

Así como cada moneda posee dos caras, cada historia tiene dos lados. De la misma manera en que Bernardo vio la parte de Alicia; ahora es la oportunidad para intercambiar, de manera que Alicia pueda ver el lado de la historia de Bernardo.

Filipenses 2:4:

 

2. Ahora Bernardo se convierte en el hablante. Utilizando frases “yo”, debería relatar a Alicia porque ha llegado tarde.

“Alicia, nuestra compañía esta quebrando y muchos trabajadores están perdiendo sus trabajos. Cada tarde de esta semana, cuando estoy listo para salir, mi supervisor me encarga otra tarea urgente. He permanecido hasta tarde para terminar mi trabajo, y así conservar mi empleo.

 

3. Alicia, quien es receptora ahora, debería utilizar frases “tú” para reflejar el sentir de Bernardo. ¿Qué puede ella decirle? “Entonces, tú…”

Practiquemos: La persona B expresa frases “yo”, y la persona  A, frases “tú”. ¡Ahora realmente se están comunicando! Bernardo comprende lo que Alicia siente, y ella entiende lo que él siente. Ya que ambos comprenden sus deseos, pueden crear una solución “ganar-ganar”.

 

HABLANDO CON DIOS

 

1. Así como una relación marital feliz requiere una comunicación constante entre marido y mujer, una relación espiritual feliz necesita comunicación constante entre Dios y yo. Las tres claves son similares. La clave primera es hablar con Dios. ¿Cómo puedo hacerlo? Mateo 6: 6:

 

2. “Orar es abrir el corazón a Dios como a un amigo.” Dios es mi amigo, ¿cómo debería hablar con él? Salmo 62:8. Falso (F) o  Verdadero (V):

__Debo escribir una oración y leerla para evitar errores.

__Pedir a mi pastor o sacerdote que lo haga por mí.

__Hablar con Dios directamente, usando mis palabras.

 

3. ¿Cuán a menudo debo hablar con mi Amigo y Dios? 1 Tesalonicenses 5:17. En cualquier momento; siempre. Salmo 55:17. En momentos especiales: en la mañana, al medio día, en la tarde. Marcos 1:35. El mejor momento es temprano, por la mañana.

 

ESCUCHE AL SEÑOR

 

1. La segunda clave es: Escuche a Dios. ¿Cómo me habla Dios?

Tercero, Bernardo debería utilizar frases con “tú” para reflejar los sentimientos de ella.

 

Ejemplo: “Entonces tú te sientes lastimada porque tienes que esperar el carro”. Así le demuestra que entiende lo que ella siente y desea.

Practiquemos: Busque un compañero. La persona A expresa frases “yo” y la persona

 

2. ¿Cómo comunica Dios su palabra? ¿Cómo obtuvimos la Biblia?

2 Timoteo 3:16- 2 Pedro 1:21: Los sesenta y seis libros de la Biblia fueron escritos en un periodo de mil quinientos años, por cuarenta diferentes autores. ¡Aun así, sus escritos concuerdan! ¿Por qué?

Porque fueron guiados por el mismo Espíritu Santo.

 

3. ¿Con qué frecuencia debo estudiar la Biblia?

Hechos 17:11: “Recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así”.

 

Juan 5:39. “Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí”.

Cuando leo la Biblia, escucho la voz de Dios que me habla directamente.

 

MEDITE EN DIOS

 

1. La tercera clave es: Salmo 104:34 Medite en Dios.

Meditación es pensar en mi amoroso Dios en la quietud. Así “el silencio de las almas hace más nítida la voz de Dios”.

 

2. Cada día, mientras hablo con Jesús, lo escucho y medito en él ¡algo maravilloso sucede! ¡Me enamoro de Jesús! Como María en la mañana de la resurrección, vengo al jardín con lágrimas y tristeza, pero ¡viviré siempre con alegría y gozo! Entonces “a solas al huerto yo voy”.

 

MI RESPUESTA

Utilizaré las tres claves para una comunicación exitosa

Dedicaré tiempo a solas con Dios, diariamente, en comunicación espiritual.

Deseo empezar ahora mismo.

Escribir comentario

Comentarios: 0